Búsqueda personalizada
bersoahoy

Cómo esta Colombia

Utilice la herramienta "Post" para escuchar la
noticia. Se encuentra abajo al finalizar cada entrada.
Haga clic y escuche...

Promo bersoahoy

jueves, 14 de octubre de 2010

LA ACTITUD O LA APTITUD?

Por: Martha C. González M
Islas Canarias

“Soy empresario extranjero..vengo de Francia, pero si alguien quiere trabajar en una de mis tiendas aquí en España, aunque sea español, debe hablar inglés u otro idioma diferente al propio..si no lo hace, ni siquiera me tomo la molestia de mirar su currículum y lo tiro inmediatamente a la basura”.

En otras ocasiones, he planteado cómo las ganancias que deja el turismo en España, se convierten para este país en su principal fuente de ingresos. Es una razón que muchos consideran válida, para proveer de todo lo necesario a quienes vienen, normalmente, de vacaciones a las zonas de costa o de montaña; personas que, en su mayoría, proceden de otras partes de Europa o de Asia .

No en vano, en 2009, las cinco primeras cadenas hoteleras en España, facturaron cerca de 10 mil 500 millones de euros tan solo en sus hoteles cinco estrellas y los cálculos comparativos, indican que el sector podría experimentar un crecimiento anual del 12 por ciento. Para tener una idea más aproximada acerca de lo que representa el turismo para España, faltaría contar con las cifras que dejaron los hoteles de cuatro y tres estrellas. Cabe entonces pensar que la competencia, por supuesto, se abre camino todos los días y trae consigo la necesidad de ampliar las ofertas buscando que éstas marquen una diferencia importante mediante la incorporación de una amplitud en los servicios hoteleros tales como deporte, ocio, salud, belleza, cultura, restauración y enología, entre otros.

Es obvio considerar que dichos servicios requieren de personal altamente cualificado y calificado para prestarlos, logrando así el propósito fundamental de fortalecer en primer lugar, el ó los hoteles y en segundo término el sector turístico en general.

Por ello, quien en España quiera optar a un cargo mínimamente aproximado a lo que convalidaría sus estudios en una facultad de turismo ó administración hotelera, tiene como primer gran requisito el hecho de hablar y comprender a la perfección otro idioma, especialmente el inglés. Sin este requisito, es prácticamente imposible encontrar trabajo ya no solo en los hoteles, sino en la gran mayoría de los establecimientos que funcionan en los principales centros turísticos españoles, ya que la “norma” acerca del idioma, es para muchos, absolutamente necesaria “si queremos que los turistas estén a gusto y si deseamos vender más”.

Para otros, sin embargo, es un requisito que ha ido en detrimento del la propia preparación personal ó profesional, ya que no es raro encontrar empresas que prefieren contratar a quien hable inglés y alemán ó francés, que a quien haya pasado por un centro educativo para prepararse en el sector.

De ahí que muchos jóvenes españoles opten por “chapucear” un poco el inglés antes que seguir una carrera universitaria; ya que encuentran en esta fácil salida un recurso rápido para empezar a ganar dinero sin mucho esfuerzo intelectual en una sociedad que impone la independencia del hogar paterno/materno a edades bastante tempranas comparadas con las culturas latinoamericanas, por ejemplo. Vale la pena agregar que el abandono universitario en España alcanza el 50 por ciento. Es decir, que del número total de los chicos y chicas que empiezan una carrera en las universidades españolas, la mitad dejan sus estudios sin terminar para ir en busca de trabajo, normalmente por decisión propia y no obligados por sus situaciones financieras.

En términos generales, parece que el mensaje es “vivimos en un país que recibe mucho del turismo. Si hablas inglés u otro idioma: tienes trabajo. Si te vas a estudiar…bueno..de algo servirá…pero irás más rápido si te apuras a aprender un idioma”.

El debate entre la actitud y la aptitud no se hace esperar. Hay quienes siguen pensando que se pueden tener muchos idiomas, pero si no hay una actitud agradable, amable, educada y de servicio, no se logra nada en cuanto al mejoramiento de los negocios se refiere y por otra parte, persisten quienes prefieren contar con gente que, ante todo y por sobre todo, sepa idiomas.

Siendo sinceros, no sólo con la llegada de turistas con idioma diferente al castellano sino con su instalación en las diferentes ciudades españolas, se abre camino también en España, el ya famoso y conocido “spanglish” que muchos aseguran, se “habla” en varias zonas de los Estados Unidos. De hecho, se facilita el camino para que sea el idioma extranjero el que predomine y se pasa por alto que esta flexibilidad es una circunstancia que poco a poco va dejando en el camino a muchas personas sin trabajo y sin posibilidades reales de encontrarlo, si no hace primero un curso de idiomas, sin importar la experiencia laboral que tenga.

- Cabe recordar que el desempleo en España, ronda los 5 millones de personas y es algo por lo que se le critica a diario y fuertemente al presidente Jose Luis Rodriguez Zapatero. Por qué no..quizás pensar en que poner un poco el freno al estricto requisito del idioma dejando paso a la aptitud profesional, podría, a lo mejor, ayudar un poco a disminuir esta cifra. A veces en lo más obvio están las soluciones -

Y si se trata de lograr que se sientan como en casa, los que vienen de fuera, creo que lo han logrado. Para no ir más lejos, en el barrio en el que vivo, al sur de Tenerife, una isla española sobre el Atlántico y uno de los puntos con mayor afluencia de turistas (cerca de 10 millones de personas al año) varias de las urbanizaciones de apartamentos de larga y corta temporada aledañas a mi casa, tienen nombres como “Biltmore” ó “Great Garden”, por mencionar sólo dos de ellas, en donde además de ingleses viven españoles; pese a lo cual los anuncios de los administradores o presidentes de comunidad van primero en inglés y luego en una muy mala traducción al español.

Personalmente creo que se descuida el idioma y que con ello se van perdiendo raíces, costumbres y valores. No se trata de no abrirse a las posibilidades que ofrezcan un crecimiento real al negocio del turismo, pero tampoco de perjudicarse así mismo o de permitir que los empresarios extranjeros con el pretexto de que vienen a ofrecer puestos de trabajo, menosprecien la preparación intelectual de quienes han optado antes por recibir conocimientos técnicos y especializados sobre el sector que por hablar idiomas diferentes al castellano.
Al final, sigo pensando que una sonrisa amable, una mirada llena de cordialidad y una actitud de servicio son un idioma universal que todos entendemos aunque no tengamos el mismo idioma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Registros

Visitas al sitio bersoa.com De momento a esta pág: